Cannibal Raw Bar Madrid

Cada mes, mi prima y o intentamos sacar hueco para ir a comer o comer a algún sitio que alguna de las dos tenemos ganas de conocer y así ir tachando de la lista la amplia variedad de sitios que están abriendo (y cerrando) en Madrid día a día.

Esta vez no fui yo la encargada de elegir, es cierto que creo que nunca hubiese elegido este restaurante ya que suelo intentar escaparme de un perfil de sitio en el que la estética es más de hacer la foto bonita y en los que la comida, es importante, pero más lo es hacer caja a costa de gente que quiere ver y ser visto.

mj_cannibal_0024

Aunque empiece con ese matiz, he de decir que los platos que probamos estaban muy buenos todos ellos, no eran platos de una gran complejidad pero te aseguraban que la materia prima era de calidad.

Fuimos tres y pedimos 4 platos para compartir al centro. Las raciones son medianas, no muy grandes pero lo justo para compartir sin problemas.

Lo primero a destacar, es que dada la demanda, establecen turnos para comer y literalmente a la hora que se termina tu turno viene una chica muy educada y con una sonrisa te invita a que te vayas. Esos detalles son los que hacen que jamás volvería a ir a un sitio así, no creo que lo recomendase ya que los platos estaban bien, pero podréis encontrarlos de la misma calidad o mejor en cualquier otro restaurante en el que no te inviten a irte a una hora establecida. ¿Dónde quedan las benditas sobremesas? No señores, no por hacer más caja el futuro de un restaurante está garantizado. Además, con el pase de platos ibas notando la presión de los camareros, como aunque aún quedase por terminar un plato, venían y te lo servían en tu plato para retirarlo del centro. Prisas, no gracias.

La decoración del sitio es bonita, un poco más de lo mismo, la iluminación a mi forma de ver juega una mala pasada al restaurante ya que casi tienes que sacar el móvil con la linterna para poder ver los platos que te sirven, entiendo que al tratarse también de un bar en el que se sirven copas, este tipo de luz invita más a la intimidad. Juzguen ustedes mismos.

mj_cannibal_0008

Los platos. Pedimos (ojo a las cartas que pesan un quintal, algo muy útil)

  • Dumplings de carabinero con panceta ibérica
  • Sardinas del Cantábrico ahumadas
  • Burrata italiana
  •  Tiradito (Fuera de carta)
  • Tarta de queso

De todos ellos  destacaría, por mi pasión por ellas, las sardinas. Los dumplings están buenos pero creo que les faltaba bastante relleno y no terminaba de ver la salsa de los corales del carabinero muy acertada con este plato, aunque a las otras comensales les gustó muchísimo.

El tiradito estaba muy bueno, tenía un toque de pisco que igual se comía demasiado el encanto de la leche de tigre pero estaba muy bien acabado.

En resumen, ¿Volvería a visitar Cannibal Raw Bar? NO. ¿Lo recomendarías a tus conocidos? NO creo, si que daría mi humilde opinión e intentaría no influenciar para que no fuesen ya que sobre gustos no hay nada escrito y sino a las pruebas me remito ya que el lleno estaba asegurado, tendremos que ver si a largo plazo esto se mantiene.

Fin y buen sábado.